Cómo alargar un vestido

Alguna vez hemos pasado por esto: nos encanta un vestido pero nos queda muy corto. Es un  problema fashionista que, por suerte, tiene arreglo y es el alargamiento, que trata de añadir tela extra (que combine) para mostrar menos piel de la debida o para darle un tratamiento diferente al vestido.

Además de darte las mejores técnicas para alargar un vestido también te queremos recomendar una página especializada en vestidos con muy buenos precios: ElVestidoDeOlivia.es

El trabajo de alargar un vestido puedes hacerlo en casa con tus propias manos, pero también puedes acudir a una costurera si no estás muy segura de tus habilidades con las tijeras, los bordados y las telas. Entonces, sin más preámbulos vamos hablar de cómo alargar un vestido sin arruinarlo.

 

Técnicas para alargar un vestido

Si haces una búsqueda rápida en Internet podrás ver que hay diferentes técnicas que se utilizan para alargar un vestido, y varían dependiendo de los bordados y el acabado del dobladillo original de la prenda.

Por ejemplo, está la técnica del forro, que puede albergar una buena cantidad de tela para contar con la longitud que se requiere para hacer dicho trabajo, pero esto puede variar, pues hay otros  dobladillos con poco margen para trabajar, y por ello se requiere usar piezas de tela extra para compensar; de eso se trata la técnica de la adición.

Con la adición debes coser una pieza de tela  en la parte del dobladillo descosido. Lo ideal es que este nueva sección pueda combinar con el vestido, pero las texturas o el estampado puede variar, pero todo depende de los gustos de cada persona o de si en realidad hace match con la tela de la prenda.

Por otro lado, debes elegir un hilo que se camufle con la tela, es decir, debe ser del mismo color, para que no se note la diferencia de bordados.  También esa válido recordar que debes probarte el vestido que deseas alargar para fijar la longitud deseada, la cual formará parte de la pieza extra, que deberá tener al menos un centímetro adicional para hacer el bordado final.

 

¿Qué telas usar?

Para alargar el vestido puedes usar la tela que desees, pero cuidando que no arruine el look original de tu vestido. No obstante, algunas de las telas más utilizadas para alargar este tipo de prendas son el algodón, el nylon, la seda o las telas de encaje para extender vestidos con pocos centímetros para extender.

Pero, repetimos, la elección de la tela será de tu preferencia, así como el color y el tipo de bordado que quieras aplicarle, sea lineal lo en forma de zigzag, que es el más utilizado para lograr un buen dobladillo.

La ubicación

Hay algo muy importante que acotar, y es que no solo puedes alargar un vestido solo trabajando la parte de abajo, sino que también puedes irte al medio, a la cintura para extender y crear un nuevo vestido.

Es decir, cortas en el centro la longitud deseada y luego procedes a fijar la nueva tela que formará parte de este vestido. Si sabes cómo hacerlo, pues tienes habilidades de costurera, seguro te irá genial dándole un remake a esta prenda según tus gustos y preferencias.