Cómo hacer jabón líquido casero

En estos tiempos, en los que vivimos una “nueva normalidad” debido a la pandemia que generó la COVID-19, es necesario estar siempre atentos a nuestra higiene. Y la verdad es que si preparamos nuestro propio jabón líquido, podría sacarnos de un apuro.

Imaginemos que vamos a un restaurant y no hay nada para lavar nuestras manos, tenemos ya una solución. Otro escenario es que, por cosas de la vida, simplemente nos ensuciamos o tocamos superficies que han estado expuestas al contacto con otras personas, ¡listo, tenemos nuestra arma secreta!

¿Pero cómo llegamos a hacer jabón líquido casero? Vamos a contarte cómo se hace.

 

Jabón ecofriendly

Además de que nos sirve como un desinfectante hecho por nosotros mismos, nuestro jabón líquido es ecofriendly, amigable con el medio ambiente. Pues podemos reciclar material (jabón en barra) y ayudarnos con sustancias naturales.

Por otro lado, ahorramos dinero y podemos crearlo de acuerdo a nuestras necesidades. Si somos alérgicos o no o si nos generan dermatitis alguna los jabones comerciales, tenemos la opción de elaborar uno a la medida.

 

Jabón líquido casero hidratante

Además de protección, queremos que nuestro jabón líquido casero tenga un olor agradable y que nos proporcione hidratación, y podemos lograrlo utilizando los ingredientes correctos. Hay una variedad de recetas para elaborar nuestro jabón, así que vamos a detallarlas:

Con restos de jabón

  • 1 litro de agua destilada
  • 1 taza de sobras de jabón neutro mejor
  • 1 cucharada de glicerina

Lo que haremos es poner nuestros restos de jabón a baño de maría y revolver con una paleta o cuchara de madera hasta que quede totalmente disuelto. Acto seguido retiramos el bowl del fuego y le agregamos la glicerina; integramos todo y cuando se enfríe, procedemos a envasar.

Para complementar, podemos añadir un poco de crema humectante o unas gotas de aceite esencial para que tome un olor agradable.

 

Jabón líquido con limón

¿Te van mucho más los cítricos? Entonces esta es tu opción predilecta. Para llevarla a cabo necesitarás:

  • 2 litros de agua
  • 10 gotas de aceite esencial de limón
  • 400 gramos de sobras de jabón
  • 1 cucharada de glicerina
  • 1 botella de plástico con dosificador.

Básicamente aplicaremos el mismo procedimiento que la guía anterior. Debemos hervir el agua y luego agregar los restos de jabón y  la cucharada de glicerina. Removemos hasta que todo quede bien mezclado y dejamos enfriar.

Luego le añadimos las gotas de aceite esencial de limón y seguimos integrando todo con la mezcla que preparamos.  Puede durar al menos seis meses sin que se deteriore su capacidad de eficacia.

En síntesis, la elaboración del jabón líquido es casi la misma, pues solo varían los ingredientes. Todo depende del olor que le queramos dar y de si nos servirá para el cuerpo o como un detergente-suavizante.

Vale destacar que es una buena opción si buscamos ahorrar (dinero y material) o simplemente crear algo que adapte a nuestra piel y que sea de nuestro agrado.  A continuación, te dejamos un ejemplo de cómo hacer jabón líquido casero: