Maneras de identificar si va a ser niño o niña

A las madres, les emocionan la idea de imaginarse el tipo del sexo del bebé que esperan, así como sus características físicas. Es el tema de conversación entre las parejas y más allegados. Existen muchas creencias sobre todos de las personas ancianas, los cuales podían dar mediante algunas señales en el cuerpo o mediantes sueños el tipo de sexo del bebé.

Estos indicios que se cree que se relacionan con el sexo del bebé se han mantenido por años ya que muchas madres experimentan que cuyos resultados son acertados, no obstante, algunos pueden ser solo coincidencias, puesto, que no existe ninguna evidencia comprobada científicamente que avale estas creencias

Formas de identificar el género durante el embarazo

Ahora bien, como este tema suele ser tratado por muchas personas a nivel mundial y dependiendo de la cultura del país. Aquí compartiremos las creencias más relevantes que las madres suelen determinar, que aunque no garanticen una respuesta correcta en cuanto al sexo, puede ser una manera de distracción y diversión, tratar de adivinar, entre ellas tenemos:

La forma del aspecto de la barriga

Esta es la más reconocida, según las creencias mantienen que  si la barriga es redonda y grande es porque se espera una niña, en cambio si la forma es como un pico entonces es varón, no obstante, el sexo de un bebé no se determina mediante la forma de la barriga.

El aumento o disminución de las náuseas

Esta es otra creencia muy común, la cual consiste en determinar que si el embarazo provoca muchas náuseas es porque el bebé que viene en camino es de sexo femenino, y si no las experimenta o solo aparecen de vez en cuando entonces será de sexo masculino.

El tipo de antojos

Se dice que durante el proceso de embarazo se presenta una serie de antojos, y las creencias suelen establecer que según el tipo, se define el sexo, por lo que si les provoca comer dulces en cantidades exageradas, es niña y si prefiere lo salado es varón.

Las alteraciones en la piel

Tal vez hayas escuchado el dicho “las niñas le roban la belleza a las mamás” esto se debe a que si la gestante experimenta algún cambio en la piel que con anterioridad no padecía, tal como acné, entonces el bebé que espera es niña.

El volumen de los senos

Se ha escuchado a través de los tiempos que el tamaño de los senos de una gestante determina el sexo del bebé, por ejemplo, que si el seno derecho es de mayor proporción que del lado izquierdo, está esperando un niño. No obstante, se debe aclarar que toda mujer tiene un pecho más grande que el otro, aunque a simple vista, no se puede denotar la diferencia. Otra característica de la creencia, es que si los pezones sufren algún cambio de color es varón, sino cambia es niña.

La frecuencia cardiaca del bebé

Se dice que si la frecuencia de los latidos del bebé sobrepasa a los 140 por minutos, se espera niña si es menor de la cantidad anteriormente mencionada, es niño.

La forma de la fisionomía del rostro

Esta creencia es semejante a la que se sabe el sexo del bebé, por la forma de la barriga, si el rostro da un cambio haciéndose redonda es niña, si no hay cambio es varón.

El aumento de peso

Si aumentas mucho de peso durante el proceso de gestación, si la cintura se hace más ancha, es niña, si subes poco y no engordas muy rápido es niño. No obstante, el aumento de peso en una mujer embarazada se debe a la alimentación; por lo que debe ser sana y equilibrada. Por lo general, el peso ideal de las mujeres gestantes deben ser entre 25 a 35 libras lo que son unos 12 a 16 kg en el primer trimestre, luego cada semana debería aumentar 1 libra lo equivalente a medio kilogramo, ahora bien, el peso que aumente se determinará por la siguiente situación:

  • Las mujeres obesas, tienen que aumentar unas 15 a 25 libras lo que equivale de 7 a 11 kg o menos, dependerá del peso antes de la gestación y las indicaciones médicas.
  • Las mujeres que padecen de bajo peso, debe aumentar unas 28 a 40 libras lo que corresponde 13 a 18 kg.
  • Si está embarazada de gemelos necesitan un peso de 37 a 54 libras lo que concierne a unos 16,5 a 24,5 kg.

Por eso una dieta sana y equilibrada que le proporcione a la gestante y al bebé los nutrientes necesarios debería considerarse de esta manera:

  • En el I trimestre unas 1.800 calorías diarias.
  • En el II trimestre 2.200 calorías
  • En el III trimestre 2.400 calorías.

¿Cuál es la causa del aumento de peso?

Por lo general, parte del peso de la gestante no es precisamente por la grasa, sino que se relaciona de manera directa con el bebé; más adelante desglosaremos en cómo está compuesto las 35 libras o los 1 kg:

  • El bebé unas 8 libras que son 3,5 kg
  • La placenta de 2 a 3 libras, equivalente de 1 a 1,5 kg
  • El líquido amniótico de unas 2 a 3 libras, que corresponde de 1 a 1,5 kg
  • El tejido mamario de 2 a 3 libras, concierne de 1 a 1,5 kg
  • El riego sanguíneo unas 4 libras, que son 2 kg
  • El depósito de agua unas 5 a 9 libras, cuya equivalencia de 2,5 a 4 kg
  • El crecimiento del útero de 2 a 5 libras, correspondiente de 1 a 1,5 kg.

Mitos de los sueños para identificar el sexo del bebé

Otras de las creencias, que han perdurado a través de los tiempos es prestarle atención a los sueños durante el embarazo, porque mediante ellos podemos deducir el sexo del futuro del bebé. Si la gestante sueña con círculos o figuras redondeadas, entonces estas en la espera de niña,  pero si sueñas con figuras puntiagudas es niño.

Es divertido el juego de acertar, en cuanto a adivinar el sexo del bebé, ahora bien, si por algún motivo, coincidió con alguna de las creencias mencionadas en este artículo y tuvo el sexo que esperaba, se puede decir, que fue eso “coincidencias” ya que sin lugar a dudas, cuando estamos seguros del sexo del bebé es una vez que haya nacido, puesto que algunas veces las ecografías, se equivocan también.